MYRIAM MÉZIÈRES CELEBRA EN LA MOSTRA LOS 20 AÑOS DE “FLORES DE SANGRE”

Myriam Mézières, la Presidenta del Jurado Internacional de Mostra de València 2021, debutó muy joven en el cine, y ha rodado a las órdenes de directores como Claude Lelouch, Jean-Pierre Mocky, Andrej Zulawski, Manuel Gómez Pereira, Cesc Gay, Fernando Arrabal, Yves Boisset, Fernando Merinero o Claude Berri. Sin embargo, con quien mantuvo una relación especialmente intensa fue con el suizo Alain Tanner, con quien trabajó en cinco películas, entre ellas “Una llama en mi corazón” (1987), de la que fue coguionista, y con la que logró el premio a mejor actriz en Houston, “El diario de Lady M” (1993) y “Flores de sangre” (2002), que firmó como codirectora y cuyo rodaje cumple veinte años en 2021, motivo por el que se proyectará en la Mostra, con la presencia de la propia Mézières.

La película cuenta la historia de Lily y Pam, una madre y una hija que forman una peculiar pareja. Su vida transcurre entre abandonos de amantes, huidas picarescas de hoteles y espectáculos en night clubs. La pequeña Pam no sabe quién es su padre ni ha pisado nunca una escuela. Su curiosidad la ha convertido en una autodidacta y con tan sólo nueve años se ha convertido de algún modo en la “manager” y protectora de su madre. Pero Lily pierde la custodia de su hija: todo su mundo de sueños, emociones y glamour se desmorona y se ve abocada a un descenso a los infiernos. Cuando, tras pasar cinco años en un centro de menores, Pam empieza a visitar de nuevo a su madre, descubre a una persona perdida en sus fantasmas y decide volver a acompañarla en sus salidas nocturnas. Es así como conoce a Clemente, un joven fotógrafo a quien traslada su necesidad de amor y protección.

Una de las peculiaridades de la película, que la conectan directamente con Valencia, es que una parte del rodaje tuvo lugar en L’Alcudia, durante una de las ediciones del desaparecido Festival Agroeròtic que celebró la localidad a principios del presente siglo. En su libro de memorias “El sol tiene una cita con la luna” (2018), Mézières recuerda su experiencia actuando allí, tan gratificante como para que, al preparar la producción del film, se planteara volver y reproducir aquel show de cabaret erótico para el cine. Como es de imaginar, abundan las anécdotas al respecto, que la actriz, guionista y directora compartirá con el público de la Mostra.

La película se estrenaría en los cines en 2002, y el crítico Jorge de Cominges, en la revista Fotogramas, destacaba entonces los números musicales de Myriam y hablaba de un “melodrama de tintes autobiográficos que posee la rara cualidad de la autenticidad”, añadiendo que, “desde el plano inicial, en que el ombligo de la estrella impone un obsesivo juego de seducción, hasta la apoteosis final de sordidez, celos y muerte, toda la película está impregnada de una pegajosa sensualidad que transmite al espectador una constante sensación de desasosiego. Y es esa seductora vulgaridad, no desprovista de inocencia, tan característica de la Mézières lo que proporciona al film su carácter atípico y, en cierto modo, intemporal”.

Para redondear la sesión, la Mostra proyectará también, antes de la película, el cortometraje “Tinta” (2020), último film de Mézières como directora, un sugestivo action painting en el que la actriz demuestra que no ha perdido un ápice de sensualidad con el paso del tiempo.

Escribe un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *