Ali Asgari presenta en la Mostra ‘Until Tomorrow’, un filme para “alentar las esperanzas de cambio de las mujeres iraníes”

El segundo largo del director persa plasma la aventura frenética que emprende una joven madre soltera iraní para ocultar la existencia de su hijo ilegítimo a sus padres

La Sección Oficial de La Mostra ha tenido hoy como protagonista ‘Until tomorrow. Consciente de que el cine iraní es uno de los más destacados en Oriente Medio, y que tiene una gravedad y una autenticidad de las que, en general, carece el cine comercial actual, Ali Asgari ha llegado a Valencia con el deseo de que el estreno en la Mostra de València- Cinema del Mediterrani de su película tenga una gran acogida: “Mi cine siempre ha tenido una respuesta por parte del público español, que conecta bien con mis películas porque tiene una buena cultura cinematográfica y muestra interés por los problemas sociales. Espero tener más y mejores exhibiciones en España, que la gente venga a las proyecciones y podamos conseguir una buena distribución aquí, sobre todo ahora con la situación que atraviesa Irán”.

‘Until tomorrow’ capta y documenta a través de la ficción el cambio que se está produciendo en las estructuras profundas de la sociedad iraní liderada por las mujeres. Un cine consolidado y cargado de espíritu crítico: “En Irán todo está relacionado con la política, incluso la vida cotidiana. Mi película trata de cómo una cosa sencilla se convierte en algo muy duro en una sociedad como la mía”. Cine de urgencia “para hablar sobre la situación de las mujeres a través de una historia conmovedora y tensa” bajo la mirada de un narrador al que le gusta “contar historias importantes a través de elementos cinematográficos” y “comunicarse con la gente”.

Rodar cine en Irán, ha explicado Asgari, es una misión complicada pero no imposible: “Hacer este tipo de películas es difícil. Hay diferentes niveles de permisos nada fáciles de conseguir, pero a lo largo de los años hemos aprendido a lidiar con ellos”. A estas dificultades se añade la financiación “ya que el cine con este tipo de temáticas no interesa en Irán”. A pesar de las capas de censura del régimen, el cine iraní goza de muy buena salud: “En los últimos dos años han surgido nuevas voces muy interesantes y este año se han producido más de 180 largometrajes”. 

La película no tiene banda sonora ya que, según Asgari, “quisimos darle un enfoque realista, tipo documental, y trabajamos un diseño sonoro para crear emociones. En la película la tensión iba creando la historia y no necesitaba música. La pusimos solo en los créditos para relajar al espectador después de tanta tensión”.

La película que compite por la Palmera de Oro ofrece un retrato de la generación millennial y de cómo esos jóvenes están reexaminando el sistema de valores en Irán. La odisea de su protagonista, Fereshteh, lleva al espectador bajo la piel de la capital iraní, Teherán, para comprender cómo los jóvenes han ganado el coraje y la confianza para cuestionar las formas de vida tradicionales impuestas y romper con el patriarcado. La nueva generación de mujeres iraníes es muy distinta. Cuando hablo con ellas comprendo lo inquietas y fuertes que son y lo mucho que les cuesta conseguir sus objetivos, por eso decidí terminar mi película de la manera que lo hice”, señala Asgari. Cuando Fereshteh encuentra al final un lugar para ocultar a su hijo, “se arma de valentía y coraje y cambia el rumbo de su vida”. Con esta película, al igual que sus anteriores, el cineasta pretende “alentar las esperanzas de las mujeres iraníes y ayudar a encontrar el mejor camino posible”.

El desafío de las mujeres contra el régimen de los ayatolás tras la muerte de la joven Mahsa Amini tras ser detenida por la Policía de la Moralidad es cada vez más consistente: “Este reciente movimiento está demostrando al mundo la fortaleza de las mujeres iraníes que piden un cambio. A lo largo de los años, han estado sometidas a muchas limitaciones por una sociedad tradicional y religiosa que ha establecido unas normas severas contra ellas. Ahora luchan por sus derechos, nunca dejan de hacerlo, y todos tenemos esperanzas de que lo conseguirán”.

Destacada figura del cine persa, Ali Asgari (Teherán, 1982) atesora una larga lista de premios y reconocimientos. Graduado en Cine en Italia, fue alumno después de la Berlinale Talent Campus. Dos de sus cortometrajes ‘Más de dos horas’ y ‘El silencio’ -codirigido por Farnoosh Samadi- fueron nominados a la Palma de Oro en el Festival de Cannes y un tercero, ‘Baby’, estuvo en competición en el Festival de Venecia. Sus películas ponen el foco de atención en las vidas precarias que viven al margen de la sociedad en su país natal. Su ópera prima, ‘Disappearance’, se desarrolló en la Cinefondation Residencia del Festival de Cannes y se proyectó en Venecia y Toronto. Asgari es miembro de la Academia de los Oscar.

La 37ª edición del festival prosigue con sus proyecciones y cuenta con la colaboración del Institut Valencià de Cultura (IVC), Rambleta, València Film Office, Barreira Arte + Diseño y À Punt Mèdia como medio oficial.

Próximos pases de ‘Until tomorrow’ en Cines Babel
Miércoles 26 de octubre a las 16:00h
Jueves 27 de octubre a las 22:30h

Escribe un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *